Clientes de esta humilde tienda

¿y aquí quién atiende?

Mi foto
Bogotá D.C., Colombia
Publicista (de los pocos orgullosos de serlo que quedan), especialista en marcas y Máster Jedi en mercadeo estratégico. Diatribero sin remedio, apologista de la razón, escritor, columnista y ecumeniquista. En Twitter me encuentran entre trinos perdidos calibre 36: @donnyrossoff

sábado, agosto 25, 2018

Consultivitis



Mañana 26 de agosto, Colombia se prepara para otra jornada electoral. El turno ahora es para una renombrada Consulta Anticorrupción. ¡Sí, así se llama!

Cualquier caminante desprevenido quedaría perplejo ante tamaña locura: preguntarle a la gente (con el vulgar costo económico que conlleva) si está de acuerdo con la corrupción o no. Aunque su sorpresa se desvanezca, cuando se entere de que aquí también nos preguntaron a través de un plebiscito si queríamos paz o no, y cuyo resultado negativo, valió poco, porque el proceso de paz, terminó implementándose. Hoy por hoy, ese proceso no es más que un "bastardo" que ya nadie reconoce y por el cual nadie responde.

Volviendo a la consulta de mañana, hay que señalar la innegable ironía que hay en el hecho de que sea promovida por un par de senadoras (una de ellas con varios procesos en su haber), y su respectivo partido político (también untado de groseros escándalos de corrupción). 

También hay que cantar el gol mediático que incluyeron en ella (la consulta), al preguntar a la ciudadanía, si quería bajar el sueldo de los congresistas, aun cuando para este servidor, es inexplicable cómo bajarle el sueldo a un parlamentario (corrupto), lo hace menos corrupto (parlamentario).

Asimismo, diagnosticar la crónica 'Consultivitis' que padece el país (y su moribundo erario), reconociendo que estas preguntas, en algunos casos, no tienen efectos jurídicos y en otros ya hacen parte del marco legal-constitucional. Además, sabiendo que dicho ejercicio podría haber utilizado otros mecanismos más prolijos y menos onerosos (consulta web).

No desconocer el aumento y acentuación de la polarización y violencia "social" inherente al colombiano. Lo anterior en base a que sus entusiastas y ad honórem hinchas han inundado el espectro digital y cotidiano con mensajes amenazantes y turbadores acerca de lo que pasaría en el país si no se llega a alcanzar el umbral. A lo que sus detractores han respondido con invitaciones al abstencionismo y al rechazo del mecanismo popular, como castigo a las imprecaciones e insultos que han recibido de Claudia López (una de las dos principales promotoras, que en los pasados comicios hasta invitó a esconder las cédulas de los votantes de la centro derecha). ¡Amanecerá y veremos! Literalmente.

En fin, escribo esto para apaciguar los ánimos y para volver a pedir (como ya se ha hecho en otros textos) que ojalá respetemos las opiniones ajenas, que si usted vota no salga corriendo a quemar la casa de su vecino que no lo hizo.

Para un país con los problemas económicos que tiene Colombia, esta 'Consultivitis' es un lujo que no se debió permitir, pero ya es un hecho, por lo cual mañana ejerza su derecho (de votar: sí, de votar: no, o de abstenerse) libremente.

Espero de todo corazón que mañana todo salga bien (sea cual sea el resultado) e inmediatamente se regulen este tipo de convocatorias, no solo por el efecto nocivo que tiene en la opinión pública al acentuar las orillas ideológicas, o por abrirle otro hueco a los raídos bolsillos de la Nación; sino porque a este paso vamos a terminar preguntándonos cada dos meses si estamos de acuerdo con el maltrato infantil, si queremos combatir el cáncer, si la selección Colombia debe tener un DT nacional o extranjero o cualquier otra inquietud que mueva en redes sociales al proletario y sediendo de causas, pueblo colombiano.

@donnyrossoff



AVISO PARROQUIAL: no se vaya a poner bravo ni a perder la fe en la democracia si el resultado de mañana no lo satisface. Es muy probable que esta consulta no funcione, así alcance el difícil umbral... ¿Por qué?

1. Porque las leyes vigentes tienen los suficientes "dientes" para castigar los actos de corrupción y prevenir que se presenten este tipo de actuaciones. 

2. Porque la primera y la séptima pregunta –que hacen alusión a la reducción del salario de los congresistas y limitar sus periodos–, de ganar, obligarían a modificar la Constitución, lo cual no se puede hacer mediante una consulta popular.

3. Porque el mecanismo adecuado para hacer estas reformas de tipo constitucional es un referendo, no una consulta popular como la que se promueve.

4. Porque la democracia participativa es necesaria, pero no se pueden someter al voto popular todos los temas de alcance nacional, debe haber restricciones en asuntos constitucionales.

5. (Y muy importante) Porque la lucha contra la corrupción debe ser con un enfoque educativo y general, en el fondo usted y yo sabemos que nuestra idiosincracia (o indiosincracia) premia al vivo, la malicia indígena, al vivo que vive del bobo, al avispado, a las roscas –cuando se está en ellas–, a las palancas –cuando nos favorecen–. 

Si no quiere corrupción, no sea corrupto usted.






viernes, agosto 17, 2018

País de mierda

Así despedía César Augusto Londoño la sección de deportes del noticiero CM&, el 13 de agosto de 1999, tras conocerse la noticia del asesinato del humorista Jaime Garzón.



Hoy, casi 20 años después, me embarga un sentimiento similar al que en ese momento poseía al periodista deportivo. Extensas columnas he escrito en este blog (que es como un muro particular de los lamentos), diatribando temas que, desde mi humilde opinión, nos han llevado a ganarnos con ingente ventaja, el título de republiqueta bananera.

Pues bien, después de 8 años del que ha sido (manos abajo, no admite discusión) el peor gobierno de la historia de Colombia, y todos los lustros durante los que han pasado unas cosas de "no te lo puedo creer", hoy necesitaba detener todo lo que tengo que hacer solo para escribir y tirar un grito silente: ¡país de mierda!

Aquí la tal paz ha dado para todo, para conocer y vivir de cerca la asquerosa hipocresía de nuestra idiosincracia, la falta de dignidad de nuestra cultura, la violenta cobardía de toda la sociedad, la ligereza intelectual con la que abordamos todos los temas, mejor dicho, ha dado ese adefesio para conocer y reconocer el adn (hediondo por demás) del colombiano promedio. Sin embargo, la de hoy es la tapa... Como decía un embejucado conductor que se hizo famoso en internet, "¡Qué jijueputada!" Después de que los honorables jueces y la tal JEP y toda esa caterva de togados corruptos dijera que el secuestro, la extorsión, el asesinato y el narcotráfico son delitos conexos al político (por si no entiende, es algo así como decir que las farc, paras, combos, clanes y demás lacras delincuentes metidos en el mal llamado conflicto, cometieron esos delitos con propósitos revolucionarios), anoche la corte constitucional integrada por nueve gatos elegidos a dedo (Alejandro Linares Castillo, Gloria Estela Ortiz, Luis Guillermo Guerrero, Carlos Libardo Bernal, Antonio José Lizarazo, José Fernando Reyes, Diana Fajardo, Cristina Pardo y Alberto Rojas Ríos) _publico sus nombres para dirigir el madrazo y ponerle nombre propio a esta infamia_ dijeron que el delito sexual con menores, también era un delito político y como tal, merecía que los culpables de estos vejámenes, tuvieran penas alternativas. ¡¡¡Ah!!! ¿no es este un ¡país de mierda!?

Yo no sé, pero escuchar testimonios de mujeres (hoy) que fueron niñas secuestradas, violadas, embarazadas, obligadas a abortar varias veces y luego desechadas (porque no las alcanzaron a matar), hierve la sangre. El colapso viene cuando se sabe que dichas atrocidades quedarán en la impunidad y que los victimarios, no solo no pagarán su pena, sino que estarán en el Congreso de la República ganándose 33 millones de pesos (42, con gastos) durante cuatro años. Si esto no fuera suficiente, hay que soportar gente en las redes sociales defendiendo este engendro (y otros tantos) para que la tal paz sobreviva y para que Álvaro Uribe (el político más controversial de la historia) no tenga la razón. 

Cuando empecé a escribir, tenía dentro de mis borradores otro texto acerca de fútbol que se titulaba La injusticia de la justicia y pensé, que ese título quedaba mejor para este grito herido. Sin embargo creo que NO. Ese título, no le hace justicia a la sensación de desasosiego que tengo entre pecho y espalda. No encuentro la frase que rechace con más vehemencia mi nacionalidad, no hay oración que describa la vergüenza que siento de mi origen, no hubo, no hay y no habrá; solo la que se le salió a César Augusto Londoño una noche de agosto de 1993... Hasta mañana, ¡país de mierda!

viernes, junio 15, 2018

El Nazi de Ciénaga de Oro



Joseph Goebbels, un hombre y un nombre que puede que para usted no signifique gran cosa. De hecho son muchos los nombres que han cambiado la historia y que de repente pasaron desapercibidos ante el protagonismo de sus obras.

Contextualizo: Paul Joseph Goebbels fue un político alemán que ocupó el cargo de Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945. También denominado el director de la tarea comunicativa del Partido Nazi y el gran 'Arquitecto' del ascenso al poder del 'Führer' Adolf Hitler.

Mediante la propaganda masiva Goebbels divinizó a Hitler, promovió el odio a lo extranjero, al capitalismo, al comunismo, al sionismo y al judaísmo. También institucionalizó 11 principios propagandísticos que hoy por hoy se ven adoptados descaradamente por Gustavo Petro, el autodenominado 'Candidato del amor y la paz'.

Pero ¿por qué visibilizar la treta de la que muchos están siendo víctimas? Porque tengo miedo de que un personaje mezquino, odioso, resentido y tal vez, tan narcisista y egocéntrico como el mismo Hitler, llegue a la presidencia de Colombia, sea en unos meses o en cuatro años. Me da rabia ver muchachitos (millenials) hipnotizados por el discurso de odio que Petro promueve. Me indigna ver cómo capitaliza electoralmente rencores infundados y resentimientos inherentes a la inequidad de los países subdesarrollados. Me duele ver a muchos compatriotas necesitados o en condición de vulnerabilidad, engañados y adoctrinados mediante el uso indiscriminado de promesas utópicas y de las mañas publicitarias creadas por el genocida germano.

Desenmascarando al Führer de la Colombia Humana

Goebbels: PRIMER PRINCIPIO: de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo; individualizar al adversario en un único enemigo.

Aplicación petrista (AP): Álvaro Uribe Vélez o "Uribe" como desparpadamente Petro se refiere al político antioqueño. El expresidente es la carta predilecta del candidato del "amor" y de sus seguidores. No hay charla, artículo, discusión, post, trino o debate en el que el hoy Senador no sea citado con tirria. Petro utiliza este principio con patológica frecuencia, con descarada perseverancia, con insoportable exceso. Uribe, Uribe, Uribe; Petro la tiene clara a la hora de individualizar al enemigo.



Goebbels: SEGUNDO PRINCIPIO: del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

AP: Los "ricos". La oligarquía, las mafias, los latinfundistas... Fantasmas que evoca crónicamente en sus discursos constituyen el enemigo público número uno. Petro, inteligentemente, reúne en una categoría todos sus supuestos enemigos y los confronta con aquellos que le siguen, autodenominados: pobres, pueblo, proletario, vulgo, gente, colombianos de a pie. Su estrategia es la lucha de clases, reuniendo a todos los contrarios en un solo grupo que debe ser eliminado.



Goebbels: TERCER PRINCIPIO: de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

AP: Gustavo Petro, ha sido calificado por sus más allegados colaboradores y copartidarios (Carlos Gaviria _q.e.p.d._, Diego Bravo, Aurelio Suárez, Antonio Navarro, Miguel Asprilla, Carlos Vicente de Roux, Héctor Abad Faciolince, entre otros) como un ególatra, un tramposo autoritario, un populista y un distorsionador de la realidad. Estas cualidades y su ignorancia administrativa, lo han hecho incurrir en groseros casos de detrimento, corrupción, nepotismo y sobrecostos por incumplimiento. Sin embargo, su magnífica retórica le ha permitido rotular estos mismos pecados a sus contradictores... Le dicen corrupto, él acusa de corrupción. Le demuestran nepotismo, acusa de nepotistas a sus contradictores,... Que no son pocos, pues cualquiera que opina algo diferente a lo que Petro piensa, se vuelve objetivo militar de sus acusaciones, de sus "matones digitales" y de los medios de comunicación afines al petrochavismo.



Goebbels: CUARTO PRINCIPIO: de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

AP: Con Petro todo cuenta. Cualquier suceso que sirva para utilizar la ignorancia y la polarización es suficiente para enfilarlo hacia la oposición.

Desde un árbol que cayó sobre la tumba de un político de izquierda y que él mismo convirtió en un atentado, hasta una corona de rosas que su familia envió a un homenaje póstumo y que su hijo Nicolás transformó en una amenaza de muerte. El petrismo todo lo desfigura, todo lo tergiversa, todo lo pone en duda y lo intriga para dividir...








Goebbels: QUINTO PRINCIPIO: de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. "La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”. 

AP: Bajo esta premisa, el de Ciénaga de Oro dice cualquier disparate que sus seguidores con emoción justifican. Sea aumentar en 400.000% la producción de aguacates para acabar con el petróleo, convertir a todos los pobres en acaudalados magnates, darle amor a los ladrones y rehabilitar a los violadores, en fin... La lista de absurdos es larga y Petro tiene medido el nivel de análisis de quienes lo siguen.





Goebbels: SEXTO PRINCIPIO: de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

AP: El camarada Petro repite y repite consistentemente 10 ideas clave, sobre las cuales basa su discurso político. De forma diversa y resistente, ha logrado trastornar el razonamiento en su público, que "redondito" cree y copia al pie de la letra todo lo que sale de la boca del socialista.

Su retórica es siempre la variación de los mismos 10 preceptos: Uribe, Ultraderecha, Ricos, Mafias, Guerra, Corrupción, Maquinarias, Paramilitares, Oligarquías e Inequidad. Haga el ejercicio y verá que Petro tiene muy bien definidos sus fronteras discursivas. 



Goebbels: SÉPTIMO PRINCIPIO: de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda, el público ya esté interesado en otra cosa.

Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

AP: Este principio resulta fácilmente aplicable en esta época de altísima interactividad social. Las redes sociales son fábricas a tiempo completo, de calumnias, fake news y desinformaciones. Petro lo sabe, por eso invirtió miles de millones de pesos en influenciadores (Vea: la Bodega de Petro), dedicados a generar información "chimba" sobre sus rivales con una velocidad tan alta, que es imposible contener, desmentir o reaccionar. 

En esta rastrera práctica el pudor y la ética no tienen cabida, los de Petro la tienen clara: se distorsiona sobre todo y se ataca a todos (utilizando estos principios). Es tal la cantidad de información 'basura' que muchas de las noticias que se publican, al no poderse desmentir, quedan en interrogante en la mente de la opinión pública.



Goebbels: OCTAVO PRINCIPIO: de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados 'globos sondas' o de informaciones fragmentarias.

AP: Es fácil encontrar estudios de académicos nórdicos, investigadores europeos del siglo XVIII o analistas descontextualizados de la vida nacional que coincidan con las descabelladas tesis de 'Aureliano'. El hábil Petro es un especialista en citar a estas "lumbreras" desconocidas, como si fueran el único aval a sus irrealizables ideas.

Al mejor estilo del difunto Chávez, cada propuesta está cuidadosamente confeccionada para que en el papel luzca sólida y electorera. Todas retrotraídas del manual más viejo del neopopulismo trasnochado que la izquierda radical usa intensamente.



Goebbels: NOVENO PRINCIPIO: de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario, contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

AP: Culpar al cambio climático cuando se le pregunta por la dictadura chavista, decir que la crisis económica en Venezuela es un sabotaje de los medios, hablar de Uribe cuando le preguntan su afinidad al régimen Chávez/Maduro, despotricar de los canales privados (RCN y Caracol) cuando le cuestionan su pasado subversivo o "agarrarse" con los periodistas que le preguntan por temas relacionados con su desastroso paso por la alcaldía de Bogotá; son algunas de las tácticas a las que Gustavo Petro recurre cuando quiere desviar la atención sobre los temas en los que su retórica no le alcanza y su limitadísima capacidad administrativa queda en evidencia.















Goebbels: DÉCIMO PRINCIPIO: de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

AP: Que nos han gobernado los mismos durante 200 años. Proclamarse como el único representante del "cambio" que tanto necesitamos. Ofrecerse como la alternativa joven, el de la renovación (aun cuando le lleva casi 20 años a su contendor). Vanagloriarse de ser honesto, a sabiendas de que ha ocupado diversos cargos públicos y en todos ha sido investigado y sancionado por malversación de fondos. Revivir el manido cuento de que Colombia pertenece a 10 familias no más...

Todo para enardecer los odios milenarios que acompañan la idiosincracia colombiana y con ello, alcanzar favores electorales.



Goebbels: UNDÉCIMO PRINCIPIO: de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

AP: "Somos millones de jóvenes...". "Estamos contra la corrupción". "Aquí estamos los del cambio,...". "Aquí somos pobres...". Si Petro se hubiera dedicado al coaching empresarial sería más rico de lo que hoy en día es. 

En una de las propagandas del candidato chavista, sale su vice Ángela María Robledo diciendo: "es que hay millones de pobres colombianos". ¿Pobres colombianos? En cuanto a la aplicación de este principio, el petrismo no es nada sutil y expone vulgarmente el populismo devorador de economías y productividad. Insisto, Petro sabe a quién se dirige y hace uso de un poder persuasivo envidiable, pues conoce las limitaciones de sus fans y sabe cuáles botones apretar para que el mensaje entre sin filtros a la fibra del votante criollo.




Compatriota, tal vez no lo sepa, pero su voto por Gustavo Petro, no solo estará condenando el futuro del país al abismo del modelo económico chavista (que Petro ayudó a construir), sino que estará, tácitamente, sufragando por una versión latina del mismísimo Adolf Hitler. 

Petro, al igual que 'El Káiser', es totalitario, obstinado, obsesivo, violento y cruel. Se vale de las mismas artimañas que utilizó Hitler para llevar a Alemania a la guerra. Su política está fundada sobre la eliminación del contrario. Se vale de la democracia (aunque solo le gusta cuando el resultado lo favorece) para llegar al poder. Tal como lo hizo Hitler en 1933, si Petro gana las elecciones (el domingo o en cuatro años) desfigurará toda institucionalidad democrática para convertirla en una dictadura humana.

Este 17 de junio, piense, piense y vuelva a pensar antes de votar. Se puede construir un futuro entre todos (incluso los 'Petrobelievers'), se puede tratar de corregir los problemas juntos y se puede buscar la reconciliación con un candidato que no divida y polarice tanto como Iván Duque,... O se puede espantar al inversor, exiliar al empresario, acabar la confianza, terminar de deformar la tal paz, fortalecer a los violentos, aumentar el desempleo, la violencia, la impunidad y la debacle institucional (tal como en Venezuela, Nicaragua o Cuba). Con Petro se erradicará cualquier asomo de valores y principios éticos, prostituirá la decencia, contaminará la inocencia, exacerbará odios, sembrará guerras y cosechará cadáveres. Colombia estará condenada sin duda alguna.

Usted decide... ¡Heil Petro!

@donnyrossoff

La ñapa: este video que me encontré y me hizo reír mucho:



martes, marzo 27, 2018

Petro, el intachable

"La pobreza consiste en sentirse pobre". Emerson


Si en las palabras de Emerson (novelista estadounidense), usted es pobre, este texto no es para usted. Si es de esos que ve su vida como una desdicha asignada y como una maldición conjurada por todos aquellos que no comparten su realidad, diríjase a la equis de la parte superior de la pantalla y haga clic en ella... ¡Sin resentimientos!

Si usted es o se reconoce como ultraantiuribista, también cierre esta ventana y deje así. No porque estas letras pretendan exaltar o apologizar al expresidente, sino porque su odio lo cega, su capacidad de análisis está absolutamente disecada por cuenta del odio que segrega hacia el Senador. Todo lo que no coincida con su odio, es necesariamente uribista, así que ni vale la pena. La tusa política en su mente está más viva que nunca, por lo cual cualquier intento de exponer una idea que coincida con las del Centro Democrático, es una pérdida de tiempo... Así que ¡chao!   
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------















Ahora bien, ya veo que sigue aquí, eso indica que usted no es pobre o por lo menos no se considera uno. Veo también que para usted Uribe no es el Alfa y el Omega de todas sus opiniones. Veo que se puede disertar esta idea que quiero presentarle.

Seguro está pensando que soy un oligarca que odia a los pobres, entonces voy a explicar ¿Por qué no incluyo a los "pobretones de mente" en esta reflexión? 

Porque no hay caso con ellos... Votan desde el quinto pecado capital: la envidia. Sienten que su desgracia consiste en conocer gente que tiene más (de lo que sea). Para ellos el mundo es culpable de tal desbarajuste y como tal debe compensarlos. Se debaten entre obtener y alcanzar social o económicamente al "rico" o desgraciarlo para bajarlo a su nivel. Usan esa palabra con mezquina frecuencia: "rico" y le endilgan todos sus males. Se autodenominan "pueblo", creen que merecen ser redimidos, sienten fascinación por los caudillos mártires que pudieron ser y no fueron (Gaitán, Cepeda, Pardo Leal, Pizarro, –Aunque no hayan estudiado sus prontuarios–). No hay caso con los que se sienten "pobres" porque ven en Gustavo Petro su venganza encarnada. Ven en el costeño, la revancha del vulgo, el fin de la opresión y la vendetta del desafortunado. Ven en el guerrillo al que ha de obligar al "oligarca" a probar un sorbo de carente realidad. No hay caso con estos sujetos, Petro los obnubila con palabras que seducen su mermado intelecto: justicia social, tiranía, igualdad, latifundio, cambio climático, terratenientes, uribe, fascismo, ultraderecha,  democratización, equidad, inclusión, etc.

Repito: la pobreza no está en los bolsillos, está en la mente.

No es curiosidad, usted no se siente así (pobre) y en el fondo cree y sabe que "de eso tan bueno no dan tanto". El hecho de seguir leyendo me da pie a pensar de que existe alguna posibilidad de que flexibilice su posición. ¡Obvio!, a estas alturas del texto ya me graduó de furibista recalcitrante (normal en un país de polos opuestos absolutamente intolerante), pero no deje que la terquedad extremo-agresiva inherente al pobre de mente o entusado antiuribista, le dañe el juicio. Seguir aquí demuestra que va a leer sin sesgos, y que entiende que estas letras persiguen un solo y único objetivo: hacerlo desistir de votar por el calamitoso guerrillero Gustavo Petro Urrego (o por cualquiera que se alíe con él después de estas letras, bien sea: 'El Tibio' Fajardo o 'El Derrochador' De La Calle).


¿Por qué Petro es INTACHABLE (el 27 de mayo)?
5 razones INCUESTIONABLES

1. Parto de aquella bíblica máxima que reza: por sus actos los conoceréis

Si usted no es de Bogotá o no vivió en La Capital durante la alcaldía "Humana", entiendo que crea que 'Aureliano' (ese era el alias que utilizaba Petro cuando hacía parte axial de las filas del grupo terrorista M-19) fue buen regente. Si usted recibió dineros por trabajar poco, por ser lgbti, por entregar periódicos (la Humanidad) o por ir a discursos de plaza y conciertos de Dr. Krápula; también entiendo su afinidad con el "decente". Ahora bien, tenga en cuenta que una presidencia es una cosa diferente a una alcaldía, y por más prebendas que usted haya recibido o crea que va a recibir durante un eventual mandato del miliciano, eso no fue ni será gratis... Eso lo pagó y pagará otro ciudadano, lo pagó y pagará usted de una forma indirecta, Petro raspó la olla, vació los bolsillos de todos, para devolverle migajas a algunos y para para ganar el favor electoral que hoy ostenta... ¡Nada es gratis en la vida, y aquello que valga la pena, jamás lo será!

Déjeme contarle, para empezar, las bondades (actos) administrativas de Petro, quien se supone va a "administrar" los recursos del país. Las cifras de todas las ías (contralorías, veedurías, procuradurías, fiscalías, etc.) demuestran los groseros detrimentos y desfalcos que ocasionó en todos los activos de Bogotá (de forma directa o indirecta) cuando fue Alcalde. Eso sin mencionar la incoherencia e hipocresía propia de los egomaniáticos del comunismo (Chávez, Kim Jung Un, Maduro, Mojica, Correa, Morales, Ortega, Fidel Castro,...). 

Por ejemplo: critica a Transmilenio, pero renovó los contratos con todos los operadores (Petro renueva contratos), critica a Peñalosa por falsificar sus títulos académicos, pero él no tiene ni uno legítimo (Los estudios chimbos de Petro), en un reciente debate en New York acusó al papá de Iván Duque, de haberlo torturado –No dijo cómo fue la tal tortura, solo se victimizó y desvió, con esas cuitas, la pregunta que le formularon–, de todos modos, y ya que habla de torturadores, desde este teclado le recordaremos a Aureliano y a usted, algo del prontuario del guerrillero: 

Se une al M-19 a los 17 años, en 1978, es encargado de guardar algunas de las armas que ese mismo grupo terrorista había robado del Cantón Norte en Bogotá. 

Durante esa época Petro, aprehendido varias veces por porte ilegal de armas, fue vinculado al asesinato de tres infantes cuyos cadáveres fueron encontrados entre costales y en un paraje selvático entre Gachalá y Medina, en el departamento de Cundinamarca, cada uno con impactos de bala en la cabeza.. Eso fue el 18 de septiembre de 1982, 11 meses y medio después del confeso secuestro ejecutado por el M-19.






Para la víspera de 1986, Petro estuvo en la cárcel por extorsión y tráfico de armas, precisamente  el día de la condena, sucede el HOLOCAUSTO del Palacio de Justicia (6 de noviembre de 1985), fecha en la cual, el M-19 respondiendo a las órdenes de Pablo Escobar Gaviria y el plan de Aureliano, incinera el Palacio, masacra a los magistrados que allí se encontraban y quema todos los expedientes de extradición que comprometían al extinto jefe del cártel de Medellín. Cabe aclarar que la propiedad intelectual de tal barbarie fue del "Decente" Gustavo Petro y por ello cobró dos millones de dólares... Tal como se lo recordó hace poco 'Popeye', el Jefe de Sicarios del 'Capo' paisa en un trino:




Habiendo demostrado que tras de ladrón, bufón, sigo con esta breve relación de las multas que le impusieron como Alcalde (por maleante y pésimo administrador) como castigo por los detrimentos que anunciaré y que aún le debe a todos los bogotanos –para que se haga una idea de cómo le iría a los pocos recursos que tiene el país– :

$97.000 millones por sumir a la ciudad en una emergencia sanitaria durante tres días, porque liquidó los contratos que tenían vigentes los operadores privados de recolección de basura. No porque tuviera que hacerlo, como le pasó a Enrique Peñalosa hace poco, sino porque se le dio la regalada gana.


$40.000 millones por violar la ley de libre competencia y adjudicar el negocio de la recolección de basuras a una operación en volqueta que hacía Aguas Bogotá (una empresa también creada a la "maldita sea") y cuyo Director, Diego Bravo, advirtió que no estaba en la capacidad de recoger la basura de toda la ciudad. Recomendación a la que el ególatra Petro, hizo caso omiso.


$217.000 millones por bajar deliberadamente el pasaje de Transmilenio y causarle al sistema de la ciudad pérdidas por $1,4 billones.


$800.000 millones por la recompra –más cara– de las acciones de TGI, pues dicha compra causó un detrimento que otra vez salió del bolsillo de los bogotanos, equivalente a 279 millones de dólares (unos 837 mil millones de pesos).

¿sabe cuánto pagó de esto? ¡Cero pollitos! Nada. El cartel de la toga, consabida manguala de jueces afines al Gobierno, a Petro, a la mermelada y a la "paz", lo exoneró para que además de no pagar nada, pudiera presentarse como candidato presidencial. 

Y eso que no me extiendo hablando de los carros recolectores de basura usados, las motos eléctricas que ya engrosan los cementerios automotrices o las famosas máquinas tapahuecos que le compró al 'Chuli', por 12 mil millones de pesos y que no sirvieron para nada.

Evidentemente lo único que el subversivo demostró que sabe administrar, fue la plata que recogió por extorsiones y la que provino de la venta de armas que traficaba, como parte activa del grupo terrorista del 19 de abril. De resto su preparación ha sido nula e inventada (como sus posgrados). "Por sus actos lo conoceréis" dice el gran libro, y gracias a 12 años de pestilente izquierda en el Palacio de Liévano, ya conocemos a Gustavo Petro Urrego. 

2. Lo que no nos cuesta...

Creo que las palabras sobran, 'Aureliano' se ha caracterizado por tomar los recursos públicos y gastárselos entre sus amigos y familiares, cual obrero recién quinceniado. (Solo por hablar de un ejemplo, el Humedal La Conejera estará urbanizado por su concuñado –y eso que se la pasa vociferando acerca de la importancia de los humedales–: Lea el concuñado de Petro). No contento con eso, también paga sus afectos electorales con dinero del erario a través de contratos chonetos y que sirven para patrocinar vagos y viciosos... A saber:


Por si las dudas, la fuente de estos datos es Caracol, no RCN. Cuyas críticas al miliciano Petro, son tomadas como afrentas y ataques que le sirven para victimizarse (uno de sus hobbies predilectos). 

La cereza del pastel es la más reciente confesión que hizo el mismo Petro acerca de su chambona forma de patrocinar el delito y la indigencia con la plata de los bogotanos. (Lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta) fue en City TV, en donde sin que se le moviera un pelo, dijo que le dio 100 mil millones de pesos a un montón de pandilleros y ladrones de celulares para que dejaran de robárselos. Claro en la entrevista el presuntuoso guerrillero, dice que se redujo el hurto en 33%, pero lo cierto fue que las cifras de robos aumentaron y lo único que pudo decir el botarate costeño a los bogotanos fue: "no den papaya, no saquen el celular".


  


 3. Heil Petro

Petro sigue con increíble devoción las máximas de la propaganda nazi, perfectamente ilustrada por las frases de Joseph Goebbels (Ministro de la Propaganda Nazi) algo así como el Gustavo Bolívar de Hitler. Solo hay que leer los trinos de su cuenta de Twitter, sus discursos o la retórica barata a la que acude cuando le hacen preguntas directas y puntuales acerca de su pasado terrorista, su afinidad con el régimen chavista o algo relacionado con sus evidentes intenciones de sumir a Colombia en el fallido 'Socialismo del siglo XXI' (Petro no contesta); para quedar ante una versión contemporánea y sucia de la propaganda nazi-humanista. Ponga atención a las siguientes frases de Goebbels, que encajan perfectamente con el discurso del guerrillo:


“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá”.

“Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. 

“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”.

“Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines”.




4. Petrozuela y el cuento, no tan cuento, del castrochavismo

Para nadie es un secreto los cercanos y estrechos vínculos de Petro, con el régimen cubano, con los fallidos modelos socialistas y comunistas; y su cercanía ideológica y personal con el 'asesino' del desarrollo en la región Hugo Chávez Frías. Chávez el padre, creador, precursor y máximo representante de ese engendro llamado "socialismo del siglo XXI" cuyo eslogan era: patria, socialismo o muerte. Claro, a nadie se le puede juzgar por sus amigos o por las personas a las que admira por nefastos y genocidas que estos sean, sin embargo preocupa, y mucho, lo seductora que resulta para Aureliano la forma de gobernar de Hugo Chávez, que en cuestión de ocho años arruinó a uno de los países más ricos, en materia de recursos, del mundo.  

Muchos de los que votamos NO en el plebiscito decimos que si Petro llega a la Presidencia, Colombia se va a volver como Venezuela... Yo creo que en gran parte, ya lo somos, la elección del genocida del M-19, solo aceleraría el proceso. Tal como lo argumenta Pedro Pedrosa, analista político venezolano.




A propósito de todo esto, los pasos que Colombia ha dado hacia el abismo, hay que endilgárselos a Juan Manuel Santos (alias: Santiago), quien fuera el vasallo clave del orquestado plan de los Castro y el pilar estratégico del Foro de Sao Pablo (¿Qué es el Foro Sao Pablo?), quien como una víbora se infiltró en la derecha, se hizo elegir promoviendo sus banderas y una vez electo, "volteó la torta". Se amigó con el golpista venezolano, redujo a unas curtidas fuerzas militares, ante 7.000 terroristas, multiplicó los cultivos ilícitos (230 mil hectáreas), les dio participación política a todos los sectores asesinos del país con el eufemismo de la paz, aumentó la polarización, revivió viejos y extirpados cánceres (UP, EPL, ELN, PCC, M-19), endulzó las cortes (con mermelada) para que se persiguieran a todos los opositores, compró el legislativo, recibió dineros de Oderbrecht y de los Comba, enriqueció a sus ministros a punta de contratos y concesiones (a propósito, ¿sabe alguien qué fue de Gina Parody y su novia?), adquirió un Nobel con nuestro petróleo y hoy, ad portas del final de su tóxico gobierno, Colombia queda lamentablemente endeudada y con una economía moribunda... Una radiografía que no dista mucho de la venezolana en algunos aspectos.

Ahora bien, que el castrochavismo es una farsa, dicen los intelectualoides de Facebook en sus memes. ¡Pero cómo va a serlo! Si de entrada Petro ha elogiado a Chávez y a la miserable situación venezolana de forma, irónicamente inhumana e indecente. Postea fotos de supermercados llenos de comida, cuando más de la mitad del país come de la basura. 





Elogiaba al difunto Chávez como un gran líder latinoamericano, mientras Venezuela se convertía en una cloaca inviable, apoyaba desde la alcaldía de Bogotá al dictador Maduro y hasta confesó en una entrevista en W Radio, que va a expropiar los bienes de aquellos que no los pongan a producir... Tal como Chávez lo hizo.




Los esbirros del petrismo, regados a través de los medios y redes sociales, desmienten esta realidad, pero como dicen por ahí, el Sol no se puede tapar con un dedo, así como para Petro fue imposible, no parecer un clon del difunto Chávez en la entrevista que le concedió al periodista mexicano Jorge Ramos:













Todo esto para que usted mi querido lector, aproveche la oportunidad que la vida nos está dando, al ver nuestro futuro con solo mirar hacia el Oriente. 35.000 venezolanos están emigrando a Colombia diariamente, huyendo del sistema de Gobierno que Petro elogia y quiere implementar aquí... Imposible que esa cifra no le diga nada. Imposible que no se haya cruzado con jóvenes, adultos, niños y ancianos venezolanos en condición de mendicidad, pidiendo dinero en los sistemas de transporte, durmiendo en las plazas y parques o siendo el hazmerreír de los videos y memes que usted mismo pone desde su smartphone con el manido y grotesco chiste de "venezolanas a 15 mil".

Imposible que su ceguera política, la ingenuidad acerca de este político en particular y su terquedad revuelta con odio por todo lo que huela a derecha, lo lleve a darle su voto a Gustavo Petro. ¡Imposible!


5. El candidato in (incoherente e incumplido)

Incoherente porque todo lo que critica, lo ha hecho. No hay nada que Petro diga en contra de algo o alguien, que a la postre no le sea echado en cara... 



Habla de pobreza, pero es todo lo contrario a alguien que vive en condición de pobreza. Sus propiedades (todas, hábilmente puestas a nombre de testaferros) no se bajan de 3.000 millones de pesos cada una. Sus gustos son opulentos y alejados de la humildad que pregona, sus pintas son dignas de cualquier aristócrata de pueblo. En esencia un socialista del siglo XXI. 


Incumplido porque, a pesar de proponer idilios y utopías que seducen crédulos, no le importa que el tiempo y los que no creemos en su retórica populista, le cobremos todo lo que no cumple.

La Contraloría Distrital, se dio a la tarea de hacer un listado de lo que calificó como las 30 deudas de Petro con la ciudad, las cuales tocan casi todos los sectores: movilidad, educación, salud, hábitat, servicios públicos y seguridad.


Según el contralor, son incumplimientos que afectaron la calidad de vida de los capitalinos (donde irónicamente tiene mayor intención de voto - #AmnesiaRola). Sin embargo, lo que más preocupación genera son las 45 obras inconclusas, por valor cercano a $1 billón, entre las que sobresalen algunas contratadas por el Acueducto, el Fondo Financiero de Salud y el Fondo de Vigilancia.

En movilidad se destacan once metas que corresponden a este sector. a saber:

Prometió 5 kilómetros del metro (dejó estudios y diseños que costaron miles de millones de dólares, que luego la firma más respetable a nivel mundial, desestimó por inviables y por ser tres veces más costosos). Prometió la construcción de la troncal de Transmilenio (TM) por la Avenida Boyacá (los estudios y diseños estaban desde la alcaldía de Luis Garzón). Prometió la inexplicable renovación de los contratos de operación de TM, sin embargo e inexplicablemente renovó con mismos operadores de las fases I y II de TM (inexplicable porque era el mismo Petro, quien desde el balcón, criticaba a los operadores con quien acordó y suscribió el negocio). Prometió la reconstrucción de las troncales de la avenida Caracas y la autopista Norte (sólo se hicieron reparcheos defectuosos). Prometió la construcción de 7 kilómetros de metrocables (solo adjudicó 3,3 km, los cuales tuvo que ejecutar su sucesor Enrique Peñalosa, por los vicios en la contratación). Prometió la implementación al 100% del SITP (con flota nueva, no con esas carcachas "provisionales" que ya llevan casi 5 años en funcionamiento)...Claramente incumplió todo.

A estas promesas incumplidas se suma el retraso en la ampliación de la red de ciclorrutas (de 145 km que prometió, construyó, y mal, 56 km), la construcción de 16 nuevos puentes peatonales (sólo construyó tres), la reconstrucción de la malla vial local (apenas intervino 872 tramos de los 1.908 priorizados) y la construcción de once obras por valorización (sólo adelantó dos)... 

Vale aclarar que el hábil malandrín Petro, sí repartió a sus amigotes y familiares, a través de contratos a dedo, la plata que le recogió a todos los bogotanos ¡No solo a los pobres!

En educación, salud y hábitat

En educación se destacan seis metas incumplidas (entre muchas otras), que no son menores. Por ejemplo, prometió construir 100 colegios nuevos, de los cuales sólo refaccionó seis y algunos comenzaron obra, pero quedaron abandonados por líos con los contratistas. A esto se suma la promesa de construir 1.000 jardines (apenas terminó seis y 51 de ellos los hizo en contenedores, los cuales se desmantelaron por no cumplir con la normativa); no terminó ninguna de las sedes nuevas de la Universidad Distrital, ni amplió la planta docente del Distrito.

En lo referente a Jornada Única de 50 colegios prometidos, solo está en cuatro, es decir, el 1% de los colegios distritales.

En materia de salud, prometió reabrir el hospital San Juan de Dios (cosa que no hizo), con respecto al déficit de obras del plan de equipamiento de salud (hizo 16 de las 127 obras planeadas) y sobre la recuperación de Capital Salud, la entidad terminó arrojando pérdidas por $211.741 millones.

Quizás una de las metas incumplidas que más ha sonado es el de la construcción de 70.000 viviendas de interés prioritario (para sus "pobres" votantes), la mayoría para víctimas, de las cuales apenas hizo 2.934.

Ahora, en esta campaña presidencial está prometiendo educación gratis, salud gratis, cero impuestos, acabar las industrias petrolera y minera, enriquecer pobres, empobrecer ricos, dar subsidios, expropiar "acaudalados" para darle a los humildes, eliminar iva, agua gratis, gas gratis, luz gratis,... ¿Y USTED LE SIGUE CREYENDO?

Aplaudo que llegó al final de este texto y sobrevivió para contarlo (y compartirlo). Recuerde, a los políticos no les importa nuestra opinión, solo nuestro voto. Yo no trabajo con ninguna campaña, mi único interés es Colombia, mi país. No piense que si cambia su voto, se dejó convencer... No, simplemente evitémonos tener que repetirnos en unos años "te lo dije". 

Con cifras, hechos y realidades (no con opiniones) le demostré que Petro es un cáncer y que elegirlo o votar por él, sería la renuncia a tener un país diferente. Lo anterior no implica que cualquiera otro sí lo va a lograr; no, tampoco lo creo así, solo que para decirlo de una manera coloquial: es mejor malo conocido que bueno por conocer (aunque en el caso de Petro, ya lo conocemos y sabemos de su nefasta, deshonesta y odiosa forma de proceder).

El cambio es nuestra responsabilidad como colombianos, pero si le podemos ayudar al país, eligiendo al más preparado, al menos deshonesto, al más apegado a la ley, al que tenga un mejor récord de acciones, al menos odioso, al más visionario y al de mejor programa de gobierno (no de mejores promesas)... Y ojalá en primera vuelta. Así nos evitamos 350 mil millones de pesos de una segunda tanda electoral.

Recuerde: el 27 de mayo NO VOTE POR PETRO, no asesine a Colombia, no se unte las manos con la ruina de 50 millones de compatriotas. El 27 de mayo, PETRO es INTACHABLE.