Clientes de esta humilde tienda

¿y aquí quién atiende?

Mi foto
Bogotá D.C., Colombia
Publicista (de los pocos orgullosos de serlo que quedan), especialista en marcas y Máster Jedi en mercadeo estratégico. Diatribero sin remedio, apologista de la razón, escritor, columnista y ecumeniquista. En Twitter me encuentran entre trinos perdidos calibre 36: @donnyrossoff

martes, marzo 16, 2010

Quien lo vive es quien lo compra

Un planeta imaginario creado hace dieciséis años y recientemente descubierto, esconde el secreto de lo que puede ser la nueva forma de hacer Publicidad efectiva en televisión.

Después de convivir más de dos horas y media con los NA’VI, de aprender de la mística que esconde el profundo respeto por la tierra - por cualquier tierra -, después de temer, correr y protegerme de las criaturas más exóticas e increíbles que he visto, después de vivir AVATAR en 3D, no fue difícil cavilar hasta qué punto podremos llegar los publicistas con un recurso tan poderoso como la tercera dimensión.

Mi “iniciación” fue algo vergonzosa, una calabaza salió de una caja y se burló. A tres centímetros de mi cara, su guasa cantinflesca bastó para que con algo de angustia yo estirara la mano para intentar acallar sus risotadas…, naturalmente el patinazo sirvió como un buen aperitivo de las maravillas que posteriormente descubriría con esta novedosa técnica, que por el momento, se reduce al mundo cinematográfico.

Ahora bien, buscando nutrir estas letras me sorprendí cuando tuve que hacer “rewind” hasta 1915 para obtener algún antecedente de este recurso fílmico. Mi búsqueda me llevó 95 años atrás a un austero documental sobre las Cataratas del Niágara. Si bien la pesquisa fue efectiva, debo confesarme algo decepcionado al deducir que entre un austero cortometraje hasta la afamada obra alienígena de Cameron, nos demoramos casi cien años. ¿Qué pasó?, ¿por qué no vivimos en Pandora mucho antes?, ¿por qué no estamos tan adelantados como creíamos que estaríamos en el futurista y casi robotizado año 2000 del cual todos fuimos idealizados? La respuesta a estas preguntas seguramente será tema de otro número, sin embargo queda el sinsabor de la involución que contrasta con el filme, que injustamente cosechó muy poco en los premios de la academia (sólo tres).

Los créditos que marcaron el fin de esta majestuosa pieza se asomaron. El mensaje quedó claro y de alguna forma conminó a la comparación con escenarios más endémicos, el recurso maravilla y le da cabida a un sinnúmero de posibilidades de comunicación, sin duda, una de las mejores cintas jamás creadas. Así pues, si usted no tuvo la oportunidad de verla, le recomiendo que lo haga; si ya la vio, compre el DVD, según su Director promete muchos detalles de producción, making off, entrevistas, finales alternativos, etc.

Otro aspecto para tener en cuenta, tiene que ver con el reciente anuncio (al escribir esta nota) que hizo la revista P&M en su edición de enero, donde les cuentan a sus lectores que dos reconocidas marcas de televisores ya tienen listos los aparatos que poseen la capacidad de emitir contenidos en tercera dimensión. El arribo de dichos dispositivos será coincidente con el mundial de fútbol que se jugará en Sudáfrica, lo que innegablemente e inmediatamente me puso a visualizar una atrayente situación…, es el pitazo que marca el final del primer tiempo, en el terreno se enfrentan Brasil y Portugal, nuestro cliente está en la comodidad de su hogar, el día es caluroso y hay ambiente de fútbol, de pronto, de la pantalla sale una mano que amistosamente ofrece al telespectador una helada y refrescante cerveza, el hombre sediento estira su mano y sólo atrapa el aire. Acto seguido, el telespectador se pondrá sus zapatos y en cuestión de segundos lo veremos abrir la nevera y sacar una “pola” bien helada. Desde mi óptica, el sueño de todo anunciante y la utopía de cualquier Publicista.

AVATAR nos enseña que es posible alcanzar ese eslabón perdido, que la búsqueda pírrica que data desde los inicios de esta profesión no es un espejismo, que ese paraíso inalcanzable y mucho menos ponderable en los textos académicos está ahora a nuestro alcance, la tercera dimensión logró algo que muy rara vez se ve con la publicidad convencional: una anómala respuesta inmediata a un estímulo comunicativo. ¡Eureka!

Me despido dándole su turno de fantasear. Usted es el que tiene treinta segundos y una pieza en 3D. ¿Cuál sería ese producto o servicio que le gustaría anunciar y cuál sería la respuesta que esperaría del receptor de dicha comunicación?

No hay comentarios.: