Clientes de esta humilde tienda

¿y aquí quién atiende?

Mi foto
Bogotá D.C., Colombia
Publicista (de los pocos orgullosos de serlo que quedan), especialista en marcas y Máster Jedi en mercadeo estratégico. Diatribero sin remedio, apologista de la razón, escritor, columnista y ecumeniquista. En Twitter me encuentran entre trinos perdidos calibre 36: @donnyrossoff

jueves, enero 19, 2012

El precio de la "filantropía"

Laura Acuña jamás ha sido motivo de mi admiración, tampoco ha sido objeto de mi odio. Es una presentadora de televisión a quien la prensa amarillista (esa en la que ella se mueve, trabaja y vive) raramente, ha convertido en fórmula de escándalos, chismes y controversia - si es que a cualquier tema que maneje ese ámbito se le puede calificar de controversial - .

La traigo a este espacio porque hace un par de semanas vimos cómo su imagen, que debe estar valorada en unos cuantos millones, vio en caída libre su valor. Después de someterse a una triquiñuela actuada en contra de un programa de chismes y en favor de los trabajadores de una afeminada y elitista peluquería de la ciudad de Bogotá, la ofendida modelo, replicó en los medios luego de que este video ( http://www.youtube.com/watch?v=jiT__YgbbxM&feature=related ) fuera difundido por las redes sociales y después de protagonizar un trend topic bastante soez y nutrido por parte de la comunidad twittera (#perraLauraAcuña).

Sin embargo y en busca de la redención y de la valorización de su alicaída imagen, argumentó que todo fue un montaje (http://www.youtube.com/watch?v=a1835c1uVE0) y que todo fue producto de una intención filantrópica para que los "pelaos" de la peluquería cobraran la recompensa que ofrece el programa de chismes por cada video de alguien "famoso" haciendo un escándalo. 

En fin, el reto se enfila al mundo de la representación y de las RR.PP. (Relaciones Públicas) como un verdadero caso de estudio. Interesante ver qué tanto descendio el valor de la imagen de la presentadora, valioso hacer el ejercicio de ser su hipotético representante y tratar de sopesar semejante pifia... Mejor dicho ¿usted qué haría?



No hay comentarios.: